Estrategias para la construcción y enriquecimiento de tu vocabulario

Para tocar este tema te cuento una anécdota que tuvo mi hijo previa a su Examen de bachillerato COMIPEMS.

Resulta que estaba tomando su curso preparatorio y le dejaron una Guía para desarrollar en casa y de ahí saldría un examen de simulación al que estarían presentando.

Cuando se encontraba desarrollando la guía, observé que leí y releía las preguntas… observé que incluso tomaba el diccionario y en sí sobre lo que tenía dudas era el uso de ciertas palabras.

Esto me llevó a considerar la importancia de contar con un buen vocabulario, lo que facilita la compresión de un escrito, particularmente un examen.

Hay varias estrategias y conceptos que los educadores, maestros, padres y estudiantes pueden emplear para construir el vocabulario.

Examen de bachillerato COMIPEMS.

Fuente: Freepik 

Veamos 3 estrategias y conceptos probados que son el núcleo de la construcción de un vocabulario eficaz y de por vida:

a) Leer… leer… leer…

¡La lectura independiente es clave!

El factor más importante que influye en el vocabulario es el gran volumen de lectura realizada.

Los estudios demuestran que la lectura independiente regular y la lectura de una gran variedad de textos proporcionan el impacto más positivo en el vocabulario.

Los estudiantes que desarrollan el hábito de leer desde una edad temprana, desarrollan grandes vocabularios y tienen una mayor capacidad para entender la comunicación escrita y verbal que los estudiantes que no leen con regularidad.

Es solo un hecho, las personas con vocabularios extensos suelen leer mucho.

Desarrollar un vocabulario extenso requiere leer publicaciones que cubran diversos temas y textos, incluidas revistas, libros de texto, novelas, etc.

Una lectura diaria de al menos 20 minutos por noche es un buen hábito. Y bien puedes alternar las lecturas, una noche lees una novela, la próxima una revista.

Y cuando leas, a veces hazlo en voz alta. Leer en voz alta de vez en cuando proporciona el beneficio adicional de escuchar las palabras que estás leyendo.

En lugar de consultar un diccionario cada vez que encuentres una palabra desconocida mientras lees, intenta determinar el significado de la palabra evaluando el contexto de la oración y las palabras circundantes.

La búsqueda de pistas en el texto circundante no solo te ayudará a descifrar los significados de las palabras, sino que también consolidará en tu memoria lo que significa una palabra y mejorará tu recuperación para su uso y reconocimiento futuros.

b) Hazlo personal a través de la asociación

Relacionar las palabras con tu vida hará que sean más fáciles de recordar y usar de nuevo.

La mejor forma de hacer esto es asociar palabras recién aprendidas con personas que conoces, lugares con los que estás familiarizado o eventos importantes en tu vida.

Muchas personas riman las palabras nuevas que aprenden con palabras que ya conocen para mejorar la retención. Esto se llama “asociación”.

Asociar un nuevo vocabulario con algo que ya está almacenado en tu cerebro hace que sea mucho más fácil para tu cerebro recordar la nueva palabra en el futuro.

Ante el manejo de un buen vocabulario, será mejor la comprensión de la lectura… y esta es la parte medular para resolver un examen.

Fuente:  Cómo Estudiar Rápido y Bien para Un Examen (y sacar buenas notas) David Cantone

Si no entiendes la pregunta, sencillamente no sabrás que contestar, aún cuando sepas del tema.

Fuente Informativa: Ideas que Ayudan

Fuentes Audiovisuales: Youtube