La tecnología en el área de desempaque e inspección de mercancías que reducen los costos

Cuando una empresa hace envíos desde y hacia un almacén (por ejemplo cuando pasan por un recinto fiscal y de ahí sigue su camino hasta su destino) pueden surgir varios inconvenientes durante el proceso.

Entre ellas es que se encuentre el tema de las devoluciones y esto, por supuesto no es algo que agrade a nadie y si bien existen alternativas para minimizar una devolución, toda empresa necesita aplicar formas de mantener la carga de trabajo y los gastos asociados con la gestión de devoluciones lo más bajos posible.

Visita Intelideck

Veamos algunas alternativas:

a) Parcelas de apertura

La apertura de paquetes devueltos sin dañar los bienes representa un factor importante de tiempo y costo.

Muchos fabricantes y minoristas en línea envían productos en cajas estandarizadas que están selladas con cinta adhesiva.

Como tal, la tira de cinta a menudo solo se tiene que cortar para abrir estas cajas.

Sin embargo, ya es posible encontrar soluciones como un abridor automático de paquetes conocido como TOM (Método de solo cinta) para productos entrantes y devoluciones.

Cuando las cajas de la misma altura llegan al almacén, se transportan a lo largo de una cinta transportadora debajo de un cabezal de cuchillas múltiples.

Esto garantiza que la cinta de la parcela se corte con precisión, incluso si se ha pegado en ángulo, y la parcela se abre para que se puedan quitar las mercancías.

Si llegan paquetes de diferentes tamaños, el abridor puede equiparse opcionalmente con un sistema de detección de altura variable para que estos paquetes también puedan abrirse.

Imagen relacionada

Este tipo de alternativa puede atender una carga de trabaja para abrir más de 7,000 paquetes por turno.

Existe otra opción menos robusta en donde se pueden abrir hasta 600 paquetes / cajas por hora (o 14,000 artículos por día) sin ningún tipo de pre-pedido.

Luego, los bienes se envían a través de la tecnología de transporte existente a la siguiente etapa del proceso de devolución: desempaquetado e inspección de artículos.

b) Inspección automatizada de bienes

En esta etapa, se toma la decisión de si el artículo es vendible sin reserva y, por lo tanto, está listo para ser almacenado nuevamente (posiblemente después de ser reenvasado, aunque este proceso a menudo también es automático en la actualidad).

Esta etapa sigue siendo la barrera más grande para un proceso totalmente automatizado, ya que las partes, en su mayoría muy heterogéneas, deben eliminarse de forma fiable de los paquetes e inspeccionarse.

Además del proceso de agarre altamente complejo, cuya parte técnica solo se puede implementar con dificultad, el problema principal radica en comprobar si los productos tienen los defectos más pequeños que dañan su valor.

Debido a los criterios que a menudo se juzgan subjetivamente, esta es una tarea intrínsecamente difícil para los robots.

Además, si los productos muestran signos de uso, deben limpiarse. Las piezas que están muy sucias y / o dañadas también se deben clasificar.

REFERENCIAS: YouTube || Intelideck || Wikipedia

Aunque ahora hay muchos robots diferentes con software de reconocimiento a veces muy altamente desarrollados, estos sistemas generalmente todavía no están listos para realizar una evaluación de calidad suficiente de las devoluciones entrantes.

Sin embargo, dada la rápida velocidad a la que se está desarrollando dicha tecnología, en el futuro se puede suponer que los robots podrán realizar de forma confiable tareas como desempacar e inspeccionar de forma independiente los artículos devueltos.

Imagen relacionada