Sobrevivir al trauma también significa crear una propia atención médica informada

A pesar de que el campo de la salud sexual está lleno de procedimientos invasivos, a menudo no van acompañados de un nivel apropiado de gentileza, consentimiento informado y cuidado del paciente.

Esto significa que los sobrevivientes de traumas a menudo se dejan forjar un camino para encontrar atención que satisfaga sus propias necesidades.

Dadas las estadísticas, es triste reconocer que un buen porcentaje de las mujeres han sobrevivido a un asalto sexual o intento de asalto y casi la mitad de las personas transgénero han experimentado violencia sexual, los profesionales de la salud informados sobre el trauma, especialmente en salud sexual, no deberían ser difíciles de conseguir.

Resultado de imagen para transgenero

Para aquellas personas con trauma sexual, un ultrasonido pélvico y / o transvaginal puede desencadenar, incluso retraumatizar.

El pellizco momentáneo de un espéculo durante los exámenes pélvicos es difícil aún para una persona sin este tipo de antecedente.

Este procedimiento, consiste en inserta una varita de ultrasonido en la vagina y se gira para ofrecer vistas de los órganos pélvicos, es profundamente invasivo y puede sentirse intrusivo para casi cualquier persona.

¿Cómo superar esto?

Desafortunadamente, ante un dolor pélvico este tipo de estudio ayuda al médico a ver tanto el útero como los ovarios y determinar así qué tipo de problemas existen o descartar esta zona.

Aquí comienza el reto de encontrar la atención adecuada para una persona que ha pasado por un trauma y puede no ser fácil.

Ahora bien, el programar un ultrasonido para alinearse con la ovulación también resulta un desafío.

Puede resultar en hacer muchas llamadas de programación y cancelaciones porque debe estar presente el dolor… así hasta que no se alineen estas variables es posible hacerse el estudio.

Una persona muy querida tuvo un problema similar y cuando fue a su cita para realizarse el ultrasonido le entregó a la técnico una nota que había escrito la noche anterior.

Había elegido escribirlo porque sabía que decir las palabras le incomodaría.

La nota decía: Hola, soy una sobreviviente de trauma sexual y tengo TEPT y tengo un gran dolor vaginal. Por favor, sé muy amable. Avísame qué vas a hacer y cómo se sentirá antes de hacerlo. Si puedes, muéstrame el monitor y dime qué estamos viendo. Gracias.

La técnico mencionó que era la primera vez que recibía esa solicitud, pero que haría lo mejor que pudiera y le mencionó que estos ultrasonidos son incómodos, incluso para las personas que no han experimentado un trauma.

Resultado de imagen para estres postraumatico

La atención suave, transparente y basada en el consentimiento debe ser la norma, no la excepción.

Consejos para ver a un médico si ha sufrido un trauma:

  • Lleva contigo a un amigo o familiar contigo para que te apoye.
  • Considera las preguntas que puedas tener para tu médico (y asegúrate de hacerlas antes de tu visita).
  • Sé proactiva y expresa cualquier inquietud que tengas durante el examen o procedimiento.
  • Mantente conectada a tierra durante el examen o procedimiento.

Y recuerda: siempre puedes detener el examen o procedimiento en cualquier momento durante tu cita.